22.11.19

Mary Cholmondeley cita a George Eliot

Sólo aquellos que conocen la supremacía de la vida intelectual -la vida que tiene una semilla de ideas y de propósito ennoblecedores dentro de sí- pueden entender el dolor de alguien que desciende de esa serena actividad a la lucha absorbente y agotadora con los problemas mundanos.
    
George Eliot. Middlemarch


Cita al principio de un capítulo 
en el libro "Un guiso de lentejas"
de Mary Cholmondeley.
    

21.11.19

Lucia Berlin. Colegio Mayor Hokona Hall, Universidad de Nuevo México, Albuquerque, Nuevo México

La mayoría de la gente cree que su historia de amor es más maravillosa que cualquier otra que haya existido jamás. Era mi primer amor. Pensé que cuando se enamoraba todo el mundo sentía lo que nosotros sentíamos. Solo más adelante comprendí que nuestro amor fue más maravilloso que ningún otro.


De "Bienvenida a casa"
    

20.11.19

Christina Rossetti. Ida la juventud

   Ida la juventud, la belleza perdida,
si alguna vez la tuvo un rostro tan vulgar;
sin ellas, qué me queda de restos de placer?
no trenzaré yo rosas en torno a mis cabellos
   
   que avergüencen mejillas de dudosa hermosura;
(quede la juventud con sus rosas y espinas),
no buscaré yo flores por ningún sitio, excepto
esas humildes flores que brotan con el trigo.
   
   Qué queda, sin belleza, también juventud ida?
Un corazón ansioso, encerrado y perdido.
Un corazón callado que ama y ansía en silencio;
   
   callar de un corazón que cantó sus canciones
cuando eran día de estío juventud y belleza;
silencio de un amor que no puede cantar.


De "Florilegio"
    

19.11.19

Sharon Olds. Y si Dios?

Y si Dios se dedicaba a mirar cuando mi madre
entraba en mi cuarto por la noche, para tumbarse junto a mí
y rezar y llorar? Qué hacía Él cuando su
largo cuerpo de adulta caía sobre mí
como lava desde la cima de la montaña
y el magma surgía de sus conductos, y mi cama
se sacudía con temblores agrietando
mi naturaleza?
Qué era Él? Era Él un bisonte que agachaba
la poca cabeza que le quedaba
y se chupaba Su puritano falo mientras llorábamos
y le rezábamos a Él, o era Él una ardilla
que se colaba a través de su agujero en mi caparazón, Su brazo
hasta el codo en la yema de mi alma
removiendo, removiendo el oro? O era Él
un chaval en clase de biología, que me diseccionaba
mientras ella me sujetaba con el caparazón
para que Él me robara los huevos, o era Él un hombre
que entraba en mí mientras ella fisgaba en mi espíritu
abierto a una noche llena de estrellas;
ella dijo que todo lo que hacíamos lo hacíamos bajo Su mirada
así que Él probablemente la vería llorar, en mi
pelo, y dejaba que mi alma se resbalara por las
costillas como un diminuto jabón de hotel, Él
se lavó las manos conmigo como yo
hice con Él. Anda Dios por la casa?
Anda Dios por la casa? Entonces que baje
y separe el cuerpo de esa niña de la madre,
que la tome por el cuello como a un gatito,
que la levante, y me la entregue a mí.


De "La célula de oro"
     

18.11.19

Margaret Atwood. Aprende a vivir el presente...

Aprende a vivir el presente, toma la vida como viene, eso es lo que decían los manuales para mejorar la capacidad mental. Pero qué ocurría si el presente era un desastre y la vida por venir una ciénaga? 


De "Doña Oráculo"
     

17.11.19

Audre Lorde. Carbón

Yo
es el negro total, hablado
desde dentro de la tierra.
Hay muchas clases de abierto
como un diamante se hace nudo de llamas
como el sonido se hace palabra, teñida
por quien pague lo que sea por hablar.
   
Algunas palabras son abiertas como diamantes
en ventanas de vidrio
cantando con el golpe pasajero del sol
Además hay palabras como apuestas abrochadas
en un talonario -compre y firme y arranque-
y pase lo que pase casi seguro que
queda el talón
como un diente mal sacado con un borde desparejo.
Algunas palabras viven en mi garganta
criándose como víboras. Otras saben como buscar
el sol como gitanos sobre mi lengua
para luego explotar a través de mis labios
como jóvenes gorriones que salen del cascarón
Algunas palabras
me endiablan.
Amor es una palabra de otra clase de abierto.
Como el diamante se hace nudo de llamas;
yo soy negra porque vengo desde dentro de la tierra
ahora tomen mi palabra como joya en la luz abierta.




En "De la nieve los pájaros"
     

16.11.19

Elena Martín Vivaldi. Soledad

Y era un silencio duro como piedra;
un silencio de siglos.
Era un silencio adusto, impenetrable;
un silencio sin venas.
Era un dolor de amor, hecho de largas
noches sin el amado.
Hecho de fieles manos que se tienden
estremecidas, solas.
Era una voz dormida entre sombras,
unas lágrimas secas.
Febril temblor de labios, una loca
esperanza desierta.
   
   
(De El alma desvelada, 1953)


En la antología "Poesía soy yo.
Poetas en español del siglo XX (1886-1960)"
    

15.11.19

Mary Ann Clark Bremer. Cuando asedien tu faz cuarenta inviernos

"Cuando asedien tu faz cuarenta inviernos...", dijo el poeta. Dijeron todos los poetas. Lo escribieron con sus plumas afiladas (sangre, saliva, tinta) al dirigirse a aquellas mujeres que se habían convertido en sus musas, intocables para los demás; en ocasiones, eran tan sólo "imágenes", como una Virgen católica, como una diosa pagana, imágenes a las que adorar y a las que dirigir lo que siempre necesita destinatario: las palabras; otras veces, esas mujeres eran sólo un espejismo de belleza intangible y falsamente cubierto de oro. O mejor dicho: imágenes cubiertas de oropel. "Así no son realmente las mujeres", escribí yo misma en una carta de despedida que nunca envié.
Todas las mujeres son bellas, extrañas y resistentes como la flor del edelweiss allá en lo alto. Supervivientes a los cuarenta años, no envejecen, sólo maduran.


Principio de "Cuando asedien tu faz cuarenta inviernos"
     

14.11.19

Concha Lagos. Qué fácil este ahora

Después de tanto y cuanto, aquí estamos de nuevo
ahorrando las palabras, sabiéndonos el fondo,
porque el silencio dice de nuestra paz ganada.
   
Nos tenemos compactos, casi a renglón seguido:
una página escrita con tu nombre y mi nombre,
encuadernado a pulso de sucesos y tiempo.
   
Qué fácil este ahora, resumen de los días,
y qué nueva tu mano por caricias antiguas
estrenando otra vez la mirada y el beso.
   
Te me vas y te quedas en aire que respiro,
en ausencia y presencia que nada me entorpece,
como un llevarte dentro aladamente en alto.
   
Y te me quedas más, como el hilo en la malla
de un pasar que se anuda, de un quedar avanzando,
de un agua inagotable siempre de cara al cielo.


(De La luna de enero, 1960)


En la antología "Poesía soy yo.
Poetas en español del siglo XX (1886-1960)"
    

13.11.19

Torborg Nedreaas. El mundo ha sido construido de forma equivocada...

El mundo ha sido construido de forma equivocada, con una especie de dispositivo que convierte a un montón de seres humanos en víctimas de la existencia mientras que unos pocos se lo pasan tremendamente bien y no logran entender por qué todos los demás no son felices y se dejan azotar con gusto hasta morir. Y creo que eso supone violencia contra la vida. La naturaleza no tiene intención de que la cosa sea así porque la naturaleza tiene suficiente para todos. Algo debe de ir mal aquí porque en todo el mundo hay más que suficiente de todo, para todos.


De "Nada crece a la luz de la luna"