19.5.19

Emma Goldman. Creo que el gobierno...

Creo que el gobierno, la autoridad organizada o el Estado, solo son necesarios para mantener o proteger la propiedad y los monopolios. Está suficientemente demostrado esta única función. Por no potenciar la libertad individual, el bienestar humano y la armonía social, lo que debería constituir el verdadero orden, los gobiernos han sido condenados por todos los grandes pensadores del mundo.


De "En qué creo"
 uno de los ensayos del libro "Feminismo y anarquismo"
    

18.5.19

Stevie Smith. Me parece sorprendente y maravilloso...

Cómo eres capaz de sostenerlo todo, María? -Le pregunto a mis amigas-. Me parece sorprendente y maravilloso que sigáis pensando en los hombres, y escuchándoles, y teniendo niños, y manteniendo la casa y yendo tras ellos. Ay, yo nunca he sido así.
Y al principio a ellas les agrada mucho eso que les acabo de decir, pero luego insisten demasiado en lo maravillosa que es su vida de mártires y en lo que una se está perdiendo por no vivir la misma vida que ellas, cosa que acaba generando casi siempre que tenga problemas con mis amigas casadas, y también con aquellas que viven libremente y sin casarse con el que ellas han elegido, y por dos motivos, porque a veces me gusta demasiado el que han elegido, pero peor, porque es más problemático, porque a veces no me gustan nada, y porque pienso que es maravilloso que las mujeres sean en realidad tan amables y tan poco egoístas. Aunque también entiendo que no les queda más remedio; si quieren tener a un amante esposo e hijos, y una casa, no les queda más remedio porque no hay otra forma de hacerlo, y si no lo haces así lo más probable es que te quedes para vestir santos y envejezcas sola. Amén. 


De "Las vacaciones"
    

17.5.19

Mary Karr cita a Emily Dickinson

Es la Hora de Plomo-
Recordada, si se sobrevive,
Como recuerda la Nieve quien se está Congelando-
Primero-Frío-luego Estupor-después el abandono-

Emily Dickinson, "Después de un gran dolor"


En el libro "Iluminada"
    

16.5.19

Joanna Russ cita a Adrienne Rich

Adrienne Rich escribe lo siguiente:
todos esos poemas sobre mujeres, escritos por hombres: se daba por hecho que los hombres escribían poemas y las mujeres ... los habitaban. Estas mujeres casi siempre eran bellas, pero se encontraban bajo la amenaza de perder su belleza, de perder su juventud. ... O eran bellas y morían jóvenes, como Lucy y Leonore. O bien ... eran crueles ... y el poema es una reprobación porque se había negado a ser el antojo del poeta. ... la chica o la mujer que pretende escribir ... es especialmente susceptible al lenguaje. Acude a la poesía o a la ficción buscando su manera de estar en el mundo. ... buscando con mucho empeño guías, mapas, posibilidades; y una y otra vez ... se encuentra con algo que le niega todo, está a punto de. ... Descubre el terror y el sueño ... La Belle Dame Sans Merci ... pero a quien precisamente no encuentra es a esa criatura absorta, entregada, confusa y algunas veces inspiradora que es ella misma. 


De "Cómo acabar con la escritura de las mujeres"
    

15.5.19

Silvia Castro Méndez. Límites

Siempre apostó por la deriva.

Yo me aferré al timón, 
al decir del compás,
a la torre de alerta.

Pero hasta la vigilia tiene puertas cerradas
e incluso un buen marino
se derrumba ante el sueño.

Luego fue la inclemencia 
y el ataque furioso de las orcas.

Hoy agrupo residuos que saturan la playa,
las algas de la quietud,
los sargazos del tiempo.

Material sin calibre para hacer una pira.


De "La náufraga"
    

14.5.19

Susan Sontag. La literatura es la libertad

La disponibilidad de la literatura, de la literatura mundial, permitía escapar de la prisión de la vanidad nacional, del filisteismo, del provincianismo forzoso, de la inanidad educativa, de los destinos imperfectos y de la mala suerte. La literatura era el pasaporte de entrada a una vida más amplia; es decir, a un territorio libre.
La literatura era la libertad. Y sobre todo en una época en que los valores de la lectura y la introspección se cuestionan con tenacidad, la literatura es la libertad.


De "La literatura es la libertad"
En el libro "Al mismo tiempo"
   

13.5.19

Nelly Sachs. Oh noche de los niños en llanto!...

Oh noche de los niños en llanto!
Noche de los niños señalados para la muerte!
El sueño ya no tiene entrada.
Terribles esperas,
Están en el lugar de las madres,
Han tensado en los músculos de sus manos la falsa muerte,
La siembran en paredes y andamios.
Miedo maman los pequeños en lugar de leche de madre.

Ayer todavía la madre se presentaba al sueño como una luna blanca,
La muñeca de rojas mejillas besadas
Venía a tus brazos...
Tenías el muñeco de trapo, vivo
Para el amor
En tus brazos,
Ahora duele en viento del morir,
Desaparecieron las camisas por los cabellos en un instante,
Cabellos que ya nadie más peinará.




De "En las moradas de la muerte"
En el libro "La pasión de Israel"
     

12.5.19

Emilia Pardo Bazán. Evolución de la rosa

Por tierra de unidad y de armonía,
la vieja Grecia se preció de hermosa:
símbolo de belleza fue la rosa:
Venus entre sus rizos de prendía.

Duraba su esplendor tan sólo un día;
era pomo de esencia deliciosa;
y, borracha la alegre mariposa,
en el cáliz de fuego se dormía.

Vienen la Edad Moderna y los Linneos;
llega el floricultor, y en variedades
la rosa dividió, como en casillas...

Venus y anacreonte, estremeceos!
Cantores del Amor! Muertas deidades!
Hay rosas negras, verdes y amarillas!


En "Safo en Castilla"
    

11.5.19

Rose Ausländer. Ajedrez en el espejo

Puede ocurrir
pasarse por alto
en el espejo

Los peones del tablero de ajedrez
si no están situados
delante de la luz defienden
y traban el paso

En el contraespejo
multiplicada
tú detrás de ti
tu propio símbolo

El compañero sombra
no te va a la zaga

Dama rey
cómo os protegéis
la hueste se desbanda

El salto del caballo
salva al alfil
pero la torre
con perspectiva de victoria
ha caído

Es serio el combate fantasma
derrocado sale del vidrio
tu reino traicionado
el rey jaque mate


De "Mi aliento se llama ahora"
En "Mi aliento se llama ahora y otros poemas"
    

10.5.19

Ernestina de Champourcín. Tú no sabes aún que he cercado tu orilla...

Tú no sabes aún que he cercado tu orilla,
que sueñas por la noche el color de mis ojos,
que tus manos en sombra
dirigen su tanteo hacia mi soledad.

Ignóralo así siempre!
Yo agolparé tinieblas en el limpio sendero
que hollan las verdades.
Plegaré la inconsciencia como una venda inmóvil
sobre tu laxitud.

Nunca sabrás que en ti la fuerza se desnuda
para erguir hasta el cielo el soplo de mi vida.
Que tus labios se mueven al encuentro de un beso
modelado en mi boca por tu ardiente obsesión.

Ignóralo, y así desechará mi gesto
la rígida cautela que detiene el impulso,
e invadiré gozosa la atmósfera profunda
que arrebata en su cauce lo más puro de ti.


En la "Antología de poetas españolas.
De la generación del 27 al siglo XV"