6.8.13

Edith Wharton. A una hora tan temprana de la mañana...

A una hora tan temprana de la mañana las cosas tendían a mostrar una coloración cenicienta, y Pauline tenía la sensación de que su optimismo no se había visto sometido a una tensión tan dolorosa desde el año en que tuvo que leer a Proust, aprender un nuevo paso de baile, estudiar a fondo filosofía oriental y decidir si debía cortarse el pelo a lo garçon o peinárselo de manera que simulara ese estilo. Había salido victoriosa de esas penosas experiencias, pero, y si le aguardaban cosas peores?
 
De "Sueño crepuscular"

No hay comentarios: